Calle Gran Vía 69, planta 2, 28013 Madrid |  T  +34 91 766 14 28   F  +34 91 767 28 73

Asesoría Madrid Jurídica - Laboral - Fiscal - Contable 

La Ley de Jurisdicción Voluntaria ( Ley 15/2015, de 2 de Julio ), pasará a la historia como la Ley que permitió a los Notarios “celebrar bodas”. Pero no es ésta la novedad más importante.

Como rasgo principal destaca que atribuye un número significativo de asuntos a otros operadores jurídicos distintos a los jueces, como Notarios –sí- pero también Secretarios Judiciales y Registradores de la Propiedad  y Mercantiles.   Se ha optado por un sistema de alternancia profesional en la mayor parte de los casos, de forma que el ciudadano pueda acudir a diferentes profesionales en materias  antes reservadas sólo a jueces. 

La postulación- necesidad de comparecer con abogado y/o procurador – se regula para caso concreto, siendo necesaria la intervención de estos profesionales, en los recursos de revisión y apelación y, cuando se plantea oposición, que como novedad, no hará contencioso el expediente y por tanto continuará su tramitación hasta que se resuelva.

Los expedientes encargados a Notarios y Registradores se regulan, respectivamente, en la legislación notarial e hipotecaria. Contiene así esta Ley la reforma de la Ley del Notariado que regula su intervención en la celebración del matrimoniodeclaración de herederos ab intestato- por no existir testamento- , aceptación de la herencia a beneficio de inventario y la reclamación de deudas dinerarias no contradichas que abriría ejecución judicial en caso de falta de oposición del requerido de pago al igual que la conciliación formalizada en escritura pública.

La reclamación de deudas dineraria parece fiel reflejo del proceso monitorio regulado en la ley procesal civil pues ambas prevén un requerimiento de pago–bien judicial-bien notarial- y un efecto similar en caso de que el requerido no se oponga y es la ejecución judicial de la deuda, con la diferencia de que en este caso se estaría ante un título no judicial.

Elegir de entre las diversas vías – judicial, notarial, registral- dependerá del caso en concreto previo el siempre necesario asesoramiento legal.