¿Mi local paga?


Su negocio está ubicado en los bajos de un edificio, y la comunidad de propietarios pretende cargarle unos gastos de un ascensor que usted no utiliza. ¿Puede hacerlo? ¿Qué criterios se aplican en estos casos?

¿Tiene que pagar?

Obligación. Como regla general, todos los propietarios de pisos y locales de un edificio deben contribuir a los gastos generales de la finca (en proporción a su cuota de participación). Apunte.  No obstante, es válido (y frecuente) que los estatutos o la escritura de división en propiedad horizontal exoneren a los locales de determinados gastos por servicios que no utilizan.

Interpretación. Por tanto, si los estatutos de la comunidad no le exoneran de los gastos de ascensor, usted debe contribuir a ellos, aunque no utilice este servicio. ¡Atención!  Sin embargo, es probable que la discrepancia surja porque la cláusula de los estatutos que exonera de gastos de ascensor a su local no es clara. En estos casos, los tribunales aplican los siguientes criterios:

  • Las exoneraciones de gastos deben interpretarse de forma restrictiva y según su literalidad. Apunte.  Por ejemplo, se ha considerado que un local que estaba exento de gastos de conserjería debía contribuir a los gastos de un nuevo servicio de vigilancia de la finca aprobado por la comunidad (ya que no se trataba estrictamente de gastos de conserjería).
  • Eso sí: si la exoneración se refiere a los “gastos” (en general), afectará a los gastos ordinarios y extraordinarios. Apunte.  Vea algunos ejemplos respecto a los gastos de ascensor.

Ejemplos frecuentes

Caso 1: exención genérica. Si su local está exonerado de los “gastos de ascensor”, no debe contribuir ni a los gastos ordinarios (conservación y mantenimiento) ni a los extraordinarios (sustitución o reforma). ¡Atención!  En cambio, si no disponen de ascensor y su comunidad quiere instalarlo, sí deberá contribuir al pago de su instalación (aunque los estatutos le exoneren de gastos de escalera, portal, vestíbulo y zaguán), ya que los estatutos no le exoneran expresamente de esa nueva instalación, es una obra necesaria para la adecuada habitabilidad, y comporta una mejora del inmueble. Una vez instalado el ascensor, ya no deberá contribuir a los gastos posteriores.

Caso 2: sólo mantenimiento. Si los estatutos exoneran al local de los gastos ordinarios de “conservación”, sí debe contribuir a los de sustitución (por ejemplo, si hay que sustituir el ascensor por antigüedad), pues son un gasto extraordinario.

Caso 3: cota cero. En muchas comunidades se está acordando bajar el ascensor a “cota cero” y eliminar los peldaños que llegan hasta la puerta de entrada del edificio. ¡Atención!  Pues bien, aunque su local esté exonerado de gastos de ascensor sí deberá contribuir a esta obra (los tribunales consideran que es una obra necesaria para la habitabilidad y la equiparan a la nueva instalación).

¿Cómo actuar?

Acuerdo. Por tanto, revise los estatutos y verifique de qué gastos está exonerado, aplicando como criterio interpretativo las pautas indicadas:

  • Si la comunidad pretende imputarle un gasto que no le corresponde, asista a la junta de propietarios y vote en contra.
  • Si aun así se aprueba imputarle el gasto, impugne el acuerdo judicialmente. ¡Atención!  No piense que al estar exonerado del gasto la comunidad no podrá exigirle el pago: si el acuerdo que le obliga a pagar no es impugnado, quedará convalidado y será obligatorio.
Si los estatutos le exoneran de forma genérica de los “gastos de ascensor”, no debe pagar ni los gastos ordinarios (conservación y mantenimiento del ascensor) ni los extraordinarios (gastos de sustitución o reforma del ascensor).